martes, 14 de junio de 2011

Sin Hechar La Mirada Atras

Ya llegaba el momento de subir las maletas al coche y vivir con los recuerdos;

El recuerdo de que mi padre tuvo que elegir mi nombre ya que yo era una niña, el nombre elegido por él fue, NEREA, también se que si no hubiera sido una chica y hubiera sido un chico el nombre que le hubiera tocado elegir a mi madre hubiera sido el de Álvaro, y nunca se me olvidara lo que me contaba mi padre de que fue imposible que me cambiaran en el hospital ya que a las 12 y media de la noche solo se me oía a mi llorar un 14 de febrero de 1995.

Soy doce días menor que mi primo Iván al que tanto odie de pequeña y con el que ahora no podría separarme de él.
Todas las riñas que hemos pasado, por tonterías o sin ellas, el caso era pegarnos, recuerdo un día de reyes cuando mi abuela Basi nos regalo unas palas de playa y nosotros, solo hicimos que abrirlas y como habíamos discutido antes empezamos a pelearnos con la ellas, la verdad que siempre nos hemos llevado muy mal y hemos discutidos mucho hasta el punto de que no podíamos tener una comida familiar ningún día del año con mis abuelos y mis tíos ya que Iván y yo siempre terminábamos llorando, si no era por el uno era por el otro y nuestra abuela siempre nos decía:’’ Roque no me toques, Roque tócame’’, yo de pequeña este dicho no lo entendía así que no le hacia mucho caso, pero conforme me fui haciendo mas mayor, fui aprendiendo el significado de esa frase. Hoy en día también nos pasa algo similar, lo que pasa es que ahora pasa con nuestros hermanos, ya dicen nuestras madres la situación se repite, pero bueno que se le va a hacer si todo se lleva en la sangre.
Con los años hemos ido madurando, y como decía anteriormente ahora es un primo inseparable.

Con mis otros primos por parte de padre, no he tenido tanta relación como con este pero si que hemos hecho muchas jugarretas, como la de subirnos al tejado mi prima Silvia mi primo Alex y yo y colarnos en la casa del vecino y quitarle la ropa tendida de la terraza irnos corriendo y esconderle la ropa en el trastero de casa de mi abuela Fina (nos caía muy mal el vecino que le quitábamos la ropa), pasar el vecino Blas, que así es como se llamaba, a casa de mi abuela y decirle que sus nietos le habíamos robado la ropa, la primera vez que se lo dijo mi abuela lo mando a freír espárragos ya que ella decía que como podía inventarse tal cosa, y el pobre Blas que ahora pena me da con todas las bromas pesadas que ha tenido que aguantar , se fue de casa de mi abuela renegando y jurando, el problema es que mi abuela nos pillo, porque empezamos a montar escándalo y los que terminamos mal al final fuimos nosotros, creo que esta broma la repetimos unas varias veces al final entre mis abuelos y el vecino se lo tomaban a cachondeo ya que decían que éramos niños y no sabíamos lo que hacíamos, pero en verdad sabíamos perfectamente que eso estaba mal y que les picaba y por eso lo hacíamos mas veces, aunque después de cada vez que lo hacíamos nos castigaran y nos echaran una buena bronca, pero el rato de risas no nos lo quitaba nadie , probándonos sus ropas mojadas.

Como estas bromas pesadas hay muchas;
lo que pasa es que luego el número de personas incrementa, y el de edad también aunque no son tan malas como esta, ya que son con todos primos Silvia, Alejandro, Roque, Iguacel. Rubén y yo, una de ellas es cuando inundamos el corral de casa de mi abuela Fina. Entonces ese día mi abuelo Roque, nos renegó pero bien a los seis, nos castigaron hasta nuestros padres, pero también los querré siempre igual que a mi primo Iván y David ah!! y Yael , que es el último y con el que no e compartido ninguna trastada pero que también será un buen bicho, todo se pega.


El tema de mis amigos es un poco mas complicado ya que siempre me he juntado con chicos, por eso creo que soy tan mala, con las chicas no terminaba de encajar a parte en mi calle solo vivían chicos de mi edad y una chica, pero me llevaba muy mal con ella, así que me juntaba con los chicos.

Cuando empecé a ir al colegio, empecé a conocer mejor a los que serían mis quintos y con los que compartiría un periodo muy largo en mi vida y que si no, los hubiera tenido no se lo que hubiera hecho sin ellos,
mi primera mejor amiga se llamaba Patricia, era muy agradable y andaluza por eso la perdí al final de primero de primaria ya que se tenía que ir a Andalucía por motivos de trabajo de su padre, recuerdo y esto me lo contó ella, después de ya siete años sin poder hablar, ya que yo no me acordaba muy bien, que el día de antes que se tenia que ir, se quedo a dormir en mi casa y para poder despedirnos.
Tanto ella, como mis padres, como sus padres no me habían dicho nada a mi para no disgustarme y no ponerme a llorar el día de antes y a sí poder disfrutarlo lo mas que pudiera con Patricia, recuerdo la despedida cuando ella me tubo que decir que se tenía que marchar a vivir a Andalucía porque a su padre le habían ofrecido un mejor trabajo que el que tenia en Zaragoza, yo rompí a llorar y no quería que se fuera, porque ¿Con quién iba a jugar yo?, ella me dijo que volvería y que nos volveríamos a ver, pero eso no fue así, nos seguíamos comunicando a través de cartas, pero se cambio de dirección después de hacer yo la comunión y ya no pudimos comunicarnos, hasta en Marzo de 2011, casi siete años mas tarde, entonces empezamos ha hablar de nuevo, a mi me hizo mucha ilusión poder volver ha hablar con ella, ya que yo sabía que se había intentado poner en contacto conmigo pero no lo había conseguido, ahora la verdad es que nos llevamos realmente bien, hasta me ha invitado a pasar una semana en su casa de la playa en Cádiz .

Luego mis mejores amigas fueron Pilar V. y Esther, hasta 2º de la Eso o cosa así, ya que hubo unos cuantos problemas con todas de las cuadrilla y nos tuvimos que separar , y desde entonces unas se llevan mal con las otras , exceptuándome a mi , que el verano que tuvimos los problemas yo estaba de vacaciones así que no sabía muy bien por donde iba el tema y decidí no enfadarme con ninguna y vivir siendo a migas de todas, auque con ellas también he pasado momentos increíbles, como el de intentar hacer nosotras una película, lo que pasa que el experimento no salio muy bien o el de intentar hacer una peña al lado de mi casa haciendo que los pinos eran los pilares que sujetaban las paredes, de hay la conclusión de cómo salio, o como en el verano de la Divervacaciones vendiendo las pulseras que hacíamos nostras con el tiempo libre que teníamos en verano, que era mucho, la mayoría de los recuerdos que me quedan de ese grupillo de amiguillas eran muy buenos.


Mi siguiente grupo de amigas fue cuando nos juntamos todas las quintas, como era de suponer la cosa no termino muy bien, éramos muchas y muchas era multitud, así que cuando surgió el mínimo problema la cosa fue a peor y el grupo se separo en dos, hoy en día aun siguimos separados, pero yo me llevo bien con los dos, estos momentos que habíamos vivido tanta gente, tan juntas han sido increíbles.

Mi último grupo y en el que es hoy día actualmente es el de la Charrada, el nombre de esta peña es porque a todas de la peña nos encanta hablar y eso se nota y mucho y todavía mas en clase, con este grupo estoy muy satisfecha por todas las cosas que hemos vivido juntas todos los recuerdos que hemos vivido y que no nos hemos separado, siempre hemos estado juntas en lo bueno y en lo malo, las aventuras esas de limpiar la peña, cuando dentro no se podía ni respirar por el polvo de un extintor que explotaron dentro, pero mientras la limpiamos siempre han caído esas risillas contagiosas de todas tanto de unas como de las otras pero la que mas contagia y te hace reír es la de Aroha esa risa si que es buena, supongo que esa es la base de la buena amistad estar con los que te quieres y con los que te sientes a gusto y ellas son:

Aroha, Bea, Belén, Gemma, Janet, Marina, Naiara, Paola, Pilar, Sara, ellas son la base principal de la charrada, y por eso las he querido, las quiero y las querré como son cada una de ellas, y porque sin ellas no sería lo mismo todo lo que hemos vivido.


Y ahora me toca a mí seguir con mi vida, en otro lugar , pero nunca olvidare todo lo que he vivido, todas mis amistades toda mi familia porque ellos son lo que me han hecho ser como soy, y por eso digo: que voy a seguir con mi vida y no, volver a empezar otra vida en otro lugar, no podría ya que cuando empiezas otra vida poco a poco te vas olvidando de tu recuerdos y eso es algo que no se debe hacer sean buenos o malos, en definitiva todos son buenos, ya que de los errores se aprende, por eso debo dar un paso a delante y no olvidar lo que dejo a tras ya que es mi infancia y mi adolescencia, por eso la quiero tal y como es.

Y ahora me subo al coche y me despido con: un asta luego a todo el mundo ya que nunca los olvidare, y siempre intentare volver para verlos y recordar los viejos momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario